Richard, la cigüeña (2017)

Richard es un pequeño gorrión que ha sido adoptado por una familia de cigüeñas y está convencido de ser una de ellas. Los problemas surgen cuando sus parientes le abandonan porque no puede emigrar a África.

Anuncios

Richard es un joven gorrión huérfano que, desde que nació, se ha criado entre cigüeñas. Tanto ha aprendido de estas aves, que ha llegado a creerse una de ellas. Pero ahora llega el invierno, y las cigüeñas deben emigrar a África, un viaje que Richard no podría soportar. Pero Richard no está dispuesto a darse por vencido, e iniciará por su propia cuenta un viaje hacia el sur repleto de aventuras y peligros en el que le acompañarán un excéntrico búho y un periquito que se cree un cantante famoso.

Valoración: 6,050.

Richard, la cigüeña (2017)

FICHA

Título Original: Richard the Stork.
Directores: Toby Genkel, Reza Memari.
Guionista: Reza Memari.
Reparto: Animación.
Productor: Kristine Knudsen.
Musica: Éric Neveux.
Fotografía: Animación.
Montaje: Reza Memari.
Países Participantes: Luxemburgo, Alemania, Bélgica, Estados Unidos, Noruega.
Año de Producción: 2017.
Duración: 85 minutos.
Calificación por Edades: Apta para todos los públicos.
Género: Animación, Aventuras, Infantil.
Estreno (España): 12 de mayo de 2017.
DVD (Venta): 4 de octubre de 2017.
Distribuidora (España): Flins y Pinículas.
Espectadores (España): 79.678.
Recaudación (España): 440.379,65 €.

Richard, la cigüeña (2017)

CRÍTICA

21-05-2017 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

Alas de gorrión

Luxemburgo se suma a la moda del cine de animación con esta simpática “Richard, la cigüeña” que, aunque protagonizada por un pequeño gorrión, un pajarillo que fue adoptado en su día por una acogedora cigüeña, es dicha familia de aves migratorias la que proporciona el título a la cinta. Intervienen asimismo toda una serie de pintorescos animalitos, incluído un búho estrafalario, así como diversos murciélagos, palomas mensajeras adictas a Internet y malévolos cuervos, conforme Richard se dispone a seguir a su familia hasta el corazón de África.

Sin ser nada del otro jueves, es considerable la calidad de los dibujos animados a la hora de dotar de encanto temático y colorido visual a la fábula, sazonada de fuertes acentos nórdicos. En ese sentido, llama la atención que la familia del gorrión protagonista tenga su nido en lo más alto de la estatua de un imponente monarca germánico. En cualquier caso, los ribetes históricos, culturales y antropológicos europeos no tienen especial relevancia en el desarrollo de esta historieta, amable donde las haya, trufada de un inocente sentido del humor.

Creo que si siguen estando tan vivos cuentos como el descrito en “Richard, la cigüeña”, es porque entraña una situación de peligro afrontada por el citado pajarillo con ingenuidad y valentía. Porque, cuando dicha criatura se pone en camino, sabe que debe atravesar incontables riesgos, pero no siente miedo. Por otra parte, en la cinta predomina el deseo de escapatoria, el disfrute de perderse por el camino más largo, porque Richard no tiene ganas de regresar al lugar donde perdió a sus queridos progenitores, devorados por una fiera corrupia. Sin duda, los chiquitajos se identificarán en el acto con su protagonista y disfrutarán de lo lindo con sus arriesgadas peripecias, seducidos por el túnel incógnito y maravilloso que lleva a la libertad.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.