Recuerdos desde Fukushima (2016)
Anuncios

Marie (Rosalie Thomass) es una joven alemana que huye a Fukushima para cambiar su vida. Con su trabajo en una ONG espera llevar algo de esperanza a los supervivientes del desastre nuclear de 2011. Pronto se da cuenta de que no está capacitada para ayudar a los afectados, pero entabla amistad con la anciana Satomi (Kaori Momoi), la última geisha de la región que ha vuelto a su casa en ruinas. Juntas, las mujeres descubren que siguen atrapadas en el pasado y deben aprender a liberarse de la culpa y de la carga de los recuerdos.

Valoración: 6,436.

FICHA

Tí­tulo original: Grüsse aus Fukushima.
Directora: Doris Dörrie.
Guionista: Doris Dörrie.
Reparto: Rosalie Thomass, Kaori Momoi, Aya Irizuki, Nami Kamata, Kurumi Aizawa, Moshe Cohen, Honsho Hasayaka, Naomi Kamara, Thomas Lettow.
Productores: Benjamin Herrmann, Harry Kügler, Molly von Fürstenberg.
Música: Ulrike Haage.
Fotografí­a: Hanno Lentz.
Montaje: Frank J. Müller.
Paí­s participante: Alemania.
Año de producción: 2016.
Duración: 104 minutos.
Calificación por edades: No recomendada para menores de 7 años.
Género: Drama.
Estreno (España): 29 de diciembre de 2017.
Blu-ray (Venta): 24 de abril de 2018.
Distribuidora (España): Abordar Distribución.
Espectadores (España): 2.115.
Recaudación (España): 11.520,49 €.

COMENTARIO

Aficionada al Japón más auténtico, la alemana Doris Dörrie (Cerezos en flor, 2008) escribe y dirige la historia de Marie (Rosalie Thomass), una joven alemana que en 2011 viaja a Fukushima con una organización humanitaria. Su labor será la de intentar hacer la vida más fácil a los supervivientes de la catástrofe nuclear. Allí conoce a la última geisha de la ciudad, Satomi (Kaori Momoi), una anciana y arisca mujer con la que entablará una relación de amistad más fuerte que cualquier seísmo. (Anuario Fotogramas 2018: Mariona Borrull).

CRÍTICA

02-01-2018 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

La última geisha

En 1959, el eminente director francés Alain Resnais realizó en colaboración con la escritora Marguerite Duras Hiroshima, mon amour, donde se describen los devastadores efectos de la bomba atómica arrojada sobre dicha ciudad, enmarcados dentro de una peculiar historia de amor entre una francesa y un japonés. Ahora, con Recuerdos desde Fukushima, la realizadora germana Doris Dörrie nos ofrece una fábula universal, protagonizada por una joven cooperante alemana y una anciana geisha nipona, superviviente esta última del desastre nuclear acaecido en 2011 en esa central nuclear de Japón.

Porque estamos ante dos mujeres pertenecientes a razas y culturas diferentes, pero complementarias, que dan pie a una oportuna película contemporánea, filmada en un suntuoso blanco y negro, en la que Doris Dörrie recorre con su cámara un paisaje y un paisanaje que ella capta con sincera dignidad, sin descuidar, como era de prever, los avisos sobre una energía intrínsecamente peligrosa, que no ha podido resolver sus grandes problemas de seguridad, con consecuencias radioactivas catastróficas, como las de Chernóbil y Fukushima.

Marie y Satoni forman parte de esas personas que no se encierran en sus estrechos límites, sino que optan, como Goethe, por salir al universo en busca de lo que antes trataban de encontrar un poco a ciegas. Esa dolorosa realidad en la que ambas se reconocen es la integración armoniosa de la vida de los sentidos con la del espíritu. A partir de ahí, la película nos turba y conturba, rompe las certezas, nos instala en la duda, nos sumerge en el mundo de las tinieblas. Aquí, la luz siempre nace de la noche de los tiempos, la verdad surge perpetuamente de la sombra. La zozobra, el recelo y el miedo se apodera de los personajes, en un filme de textura cristalina e imágenes ingrávidas, atrapadas en el hermoso país del sol naciente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.