Piratas del Caribe: La venganza de Salazar (2017)

El capitán Jack Sparrow se enfrentará a un grupo de piratas fantasmagóricos comandados por el capitán Salazar. Su objetivo es acabar con todos los piratas que surcan los mares.

Anuncios

El Capitán Salazar (Javier Bardem) era un cruel marinero de la Corona española al que un joven Jack Sparrow (Johnny Depp) le condenó a una muerte en vida en el Triángulo del Diablo. Ahora, Salazar y su tripulación de fantasmas ha escapado de su confinamiento, y surca los mares para aniquilar a todos los piratas y vengarse de Jack. La única manera de detenerlos será encontrar el Tridente de Poseidón, un mítico objeto que otorga el dominio de los mares, para lo que se aliará con Henry Turner (Brenton Thwaites), el hijo de Will, y una astrónoma.

Valoración: 6,582.

Piratas del Caribe: La venganza de Salazar (2017)

FICHA

Título Original: Pirates of the Caribbean: Dead Men Tell No Tales.
Directores: Joachim Rønning, Espen Sandberg.
Guionista: Jeff Nathanson.
Reparto: Javier Bardem, Johnny Depp, Orlando Bloom, Kaya Scodelario, Geoffrey Rush, Brenton Thwaites, Kevin McNally, Golshifteh Farahani, Keira Knightley, David Wenham.
Productor: Jerry Bruckheimer.
Música: Geoff Zanelli.
Fotografía: Paul Cameron.
Montaje: Roger Barton, Leigh Folsom Boyd.
País Participante: Estados Unidos.
Año de Producción: 2017.
Duración: 129 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 12 años.
Género: Aventuras, Acción, Fantástica.
Estreno (España): 26 de mayo de 2017.
DVD (Venta): 6 de octubre de 2017.
Distribuidora (España): Disney España.
Espectadores (España): 2.200.981.
Recaudación (España): 13.115.572,10 €.
Popularidad: 24 / 42.

Piratas del Caribe: La venganza de Salazar (2017)

CRÍTICA

28-05-2017 – JOSU EGUREN

En costas extrañas

«Los mares y los climas son lo que son; vuestros navíos solo pueden adaptarse a ellos o hundirse», escribe Tim Powers en su novela ‘En costas extrañas’ (1987). Más o menos así opera la lógica en la política de fichajes de los grandes estudios: En 2012 Joachim Rønning y Espen Sandberg estrenaron “Kon-Tiki”, una meritoria reconstrucción de la expedición marina liderada por Thor Heyerdahl en 1947, lo que inmediatamente los hizo candidatos a pilotar una franquicia multimillonaria fondeada en las cristalinas aguas del Caribe.

Con el agua salada como primer y último vínculo por rango de parentesco entre la filmografía del tándem de directores noruegos y la saga iniciada por Gore Verbinski son comprensibles las derivas de tramas y personajes cuando azota la bipolaridad de Jack Sparrow y el equipo de VFX desata vientos huracanados de millones de dólares que hacen tambalearse cualquier intento de hilar una línea narrativa coherente.

En medio de todo, y dos puntos por encima, brilla la figura de un negrísimo Capitán Salazar interpretado por Javier Bardem, en lo que se adivina un anticipo de lo que puede dar de sí como futuro monstruo de Frankenstein para “Dark Universe”.

Definitivamente anclada en el territorio de lo fantástico, tras rozar las costas extrañas de Tim Powers con motivo de su cuarta entrega, “Piratas del Caribe” se abre paso a través de la pantalla como un viejo galeón sin alma que derrocha lo imposible por envidiar a la dinámica especulativa del blockbuster alejándose del código de conducta aventurero que hizo clásico “El temible burlón” (1952), de Robert Siodmak.

Los altavoces atronan y la pantalla vibra, pero el torbellino de planos y movimientos de cámara ampulosos cuesta identificar imágenes estimulantes e imaginativas.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.