Norman: El hombre que lo conseguía todo (2016)

Norman Oppenheimer es un hombre de negocios, amigo de un joven político que atraviesa un mal momento. Tres años más tarde, descubre que su amigo se ha convertido en uno de los líderes mundiales más influyentes.

Anuncios

Norman Oppenheimer (Richard Gere) tiene una solitaria vida alrededor de los círculos de poder y dinero de Nueva York, pero siempre ha fracasado en sus intentos por entrar en ellos. Un día, se acerca a un joven político israelí en sus horas más bajas que, sin embargo, tres años después se convierte en Primer Ministro de su país. En este tiempo, no ha olvidado a Norman, que por fin podrá cumplir su sueño: importar. Sin embargo, la situación le superará y estará a punto de provocar una crisis internacional.

Valoración: 5,980.


Norman: El hombre que lo conseguía todo (2016)

FICHA

Título Original: Norman: The Moderate Rise and Tragic Fall of a New York Fixer.
Director: Joseph Cedar.
Guionista: Joseph Cedar.
Reparto: Richard Gere, Charlotte Gainsbourg, Lior Ashkenazi, Michael Sheen, Dan Stevens, Steve Buscemi, Hank Azaria, Harris Yulin, Josh Charles.
Productores: Miranda Bailey, Lawrence Inglee, David Mandil, Oren Moverman, Eyal Rimmon, Gideon Tadmor.
Música: Jun Miyake.
Fotografía: Yaron Scharf.
Montaje: Brian A. Kates.
Países Participantes: Estados Unidos, Israel.
Año de Producción: 2016.
Duración: 117 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 7 años.
Género: Drama, Suspense.
Estreno (España): 2 de junio de 2017.
DVD (Venta): 24 de octubre de 2017.
Distribuidora (España): A Contracorriente Films.
Espectadores (España): 91.712.
Recaudación (España): 582.791,77 €.
Popularidad: 32 / 53.

Norman: El hombre que lo conseguía todo (2016)

CRÍTICA

05-06-2017 – JOSU EGUREN

Cadena de favores

Algunos hombres ven las cosas como son y se preguntan por qué. Otros sueñan cosas que nunca fueron y se preguntan por qué no. La cita es de George Bernard Shaw pero en la cabeza del personaje interpretado por Richard Gere resuena como el delirante credo de un charlatán que se vende a sí mismo como inversionista y hombre de negocios. Norman tiene un plan y la tenacidad del que no puede perder nada más allá de una vida inventada que se resume en sus tarjetas de presentación. Su amistad forzada con un político en fase decreciente, que años después regresa a Nueva York ostentando el cargo de Primer Ministro del principal aliado de los Estados Unidos en Oriente Medio, se convierte en un problema cuando su ingenuidad y bonhomía le fuerzan a ejercer de engranaje en una imbricada y corrupta cadena de favores.

Solapando diálogos y escenarios mediante una derivación formal de la pantalla partida que difumina los límites de la imagen para subrayar la sensación de simultaneidad, Joseph Cedar encuentra un modo de armonizar las distintas capas de un drama fragmentado en cuatro capítulos. La trama principal se sostiene sobre una intriga política de intensidad media pero los intereses de Cedar se amplían al retrato de la comunidad judía neoyorquina a la que pertenece Norman, un peón en la penumbra de un escándalo con repercusiones de alto nivel.

Cedar juega a ocultar las motivaciones de Norman -entre lo quijotesco y el narcisismo del hombre anónimo- para pronunciar la empatía hacia un personaje que supura tristeza bajo su máscara de aparente felicidad. Un montaje moroso que dilata el desenlace más de lo necesario y afea la impresión sobre una película desde la que Gere se tutea con Vittorio de Sica (“El general de la Rovere”, 1959) y Peter Sellers (“Bienvenido, Mr. Chance”, 1979).

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.