La huida (Deadfall) (2012)

La huida (Deadfall) (2012)

Posted by

Addison (Eric Bana) es un delincuente cerebral y frío que forma equipo con su hermana Liza (Olivia Wilde), una mujer sensual y muy peligrosa, a la hora de ejecutar sus golpes. Tras atracar un casino y hacerse con un jugoso botín, escapan de la policía por la frontera canadiense. Mientras, un boxeador acostumbrado a meterse en problemas y recién salido de la cárcel (Charlie Hunnam), se dirige a su hogar para pasar el día de Acción de Gracias con sus padres. Allí se encontrará sorprendentemente con los dos hermanos, con resultados funestos.

Valoración: 5,534.


La huida (Deadfall) (2012)

FICHA

Título Original: Deadfall.
Director: Stefan Ruzowitzky.
Guionista: Zach Dean.
Reparto: Kris Kristofferson, Olivia Wilde, Sissy Spacek, Eric Bana, Charlie Hunnam, Patrick Kerton, Kate Mara, Treat Williams, Jason Cavalier.
Productores: Shelly Clippard, Ben Cosgrove, Gary Levinsohn, Todd Wagner.
Musica: Marco Beltrami.
Fotografía: Shane Hurlbut.
Montaje: Arthur Tarnowski, Dan Zimmerman.
Países Participantes: Estados Unidos, Francia.
Año de Producción: 2012.
Duración: 94 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 16 años.
Género: Suspense, Drama.
Estreno (España): 15 de noviembre de 2013.
DVD (Venta): 9 de abril de 2014.
Distribuidora (España): DeAPlaneta.
Espectadores (España): 13.680.
Recaudación (España): 78.260,78 €.

La huida (Deadfall) (2012)

COMENTARIO

El austríaco Stefan Ruzowitzky (“Los falsificadores”, 2007) reflexiona sobre vida, muerte y familia en este ‘thriller’ encabezado por el atractivo triángulo amoroso que forman Eric Bana, Olivia Wilde y Charlie Hunnam. Bana y Wilde dan vida a dos hermanos que, tras un atraco fallido, tendrán que seguir sus caminos por separado. Todo se complica cuando entra en escena el tercer protagonista y rescata a la chica de morir congelada en la nieve. Sissy Spacek y Kris Kristofferson aportan el toque de veteranía al elenco. (Anuario Fotogramas 2014: Berta Seijo).

La huida (Deadfall) (2012)

CRÍTICA

21-11-2013 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

Fuga sin fin

La fuga hacia la frontera canadiense emprendida por dos hermanos tras asaltar uno de los casinos tribales de la región donde tienen lugar los acontecimientos, es el detonante argumental de “La huida”. Un ‘thriller’ repleto de tópicos, que en el nevado paisaje que rodea la acción tiene su mejor aval. Uno de los supuestos axiomas del guionista comercial reza que cuanto mayor es la gravedad de lo que está en juego en la historia, mayor será el interés que el espectador emplea en seguir la intriga; esto es, el público siempre se implicará más en una película cuyo protagonista se halle en peligro de perder la vida, que en otra en la que lo arriesgado sea simplemente perder la oportunidad de conseguir algo.

En la película que hoy les comentamos, el riesgo de muerte del protagonista se multiplica por dos, puesto que su bella hermana le acompaña en esta especie de fuga sin fin. Pero aún así, el interés de la trama no crece en absoluto, sino que más bien disminuye, vista y comprobada la flojera de un guión con más agujeros que un colador. Y como la convencional escenografía tampoco es nada del otro jueves, el filme que hoy les comentamos se despeña sin remedio por los abismos de lo ‘déjà vu’.

“La huida” incluye, asimismo, la inevitable historia de amor, metida con calzador, así como un ultraviolento desenlace, sin duda con el propósito de tocar todos los palos relacionados con este tipo de tinglados. Pero la adrenalina prometida no funciona en ningún caso, mientras que el rumboso reparto -con Eric Bana al frente- trata de salvar los muebles cinematográficos como buenamente puede, sin demasiada suerte, esa es la verdad. Película fallida, por tanto, sin ninguna relación con ese filme de culto que fue “La huida” (1972), del indomable Sam Peckinpah, para un título populachero, realizado sin gracia, sin penetración humana, ni espontánea dignidad.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.