A fondo (2016)

Posted by

A fondo (2016)

Con el objetivo de comenzar las vacaciones de verano, Tom (José García) y su familia se suben al monovolumen que acaban de comprar, se ponen el cinturón y activan el sistema de control de velocidad. Sin embargo, el viaje no será nada tranquilo y, después de una discusión, Julia (Caroline Vigneaux), la mujer embarazada de Tom, le pide que dé la vuelta. En ese momento, el conductor se dará cuenta de que el coche no responde a sus órdenes y no baja de 130 km/h, lo que provocará una serie de sucesos inesperados y trepidantes.

Valoración: 5,250.

TRÁILER DE LA PELÍCULA

FICHA

Título Original: À fond.
Director: Nicolas Benamou.
Guionistas: Nicolas Benamou, Frédéric Jardin, Fabrice Roger-Lacan.
Reparto: André Dussollier, José García, Florence Foresti, Vincent Desagnat, Caroline Vigneaux, Joséphine Callies, Charlotte Gabris, Stylane Lecaille.
Productores: Lauranne Bourachot, Marco Cherqui, Thomas Langmann, Emmanuel Montamat.
Música: Maxime Desprez, Michaël Tordjman.
Fotografía: Antoine Marteau.
Montaje: Olivier Michaut-Alchourroun.
País Participante: Francia.
Año de Producción: 2016.
Duración: 91 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 12 años.
Género: Comedia.
Estreno (España): 21 de abril de 2017.
DVD (Venta): 18 de agosto de 2017.
Distribuidora (España): Vértigo Films.
Espectadores (España): 18.975.
Recaudación (España): 109.962,23 €.

A fondo (2016)

CRÍTICA

01-05-2017 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

Cuesta abajo

Con “A fondo” estamos ante una astracanada francesa, centrada en los estropicios perpetrados por un coche averiado, en el que va dando bandazos una peculiar familia. Lanzado a toda pastilla, los accidentes se suceden uno tras otro, filmados con estética de cómic por un realizador al servicio de la discutible vis cómica de sus intérpretes, encabezados por el comediante de origen gallego José García y el otras veces más entonado André Dussollier. Así pues, una frenética carrera, calcada de “Speed” (Jan de Bont, 1994), pero en plan chungo, es el detonante argumental de un producto comercialoide. destinado al inmediato olvido.

No es normal en el cine europeo, en general, encontrar un director ‘de encargo’. En una cinematografía acostumbrada a los ‘autores’ y al cine de ‘arte y ensayo’, parece que un cineasta que ruede guiones basados en títulos de éxito taquillero está mal visto. Esto es algo absolutamente normal en Estados Unidos y es lo que intenta hacer sin éxito Nicolas Benamou (responsables asimismo de la mediocre “Se nos fue de las manos”, 2014), incapaz de contar una historia con orden y concierto, por muy disparatada que su premisa argumental pudiera parecer.

No vamos a pedir a estas alturas que los nuevos gurús de la industria del cine francés se inspiren en clásicos de la talla de Max Linder (“Max, profesor de tango”), Jacques Tati (“Las vacaciones del señor Hulot”), Pierre Étaix (“El pretendiente”) y ni siquiera del chispeante Louis de Funes (“El gendarme de Saint-Tropez”), pero sí por lo menos controlar la gamberrada y el trazo grueso de una forma más contenida y divertida. Por desgracia, Benamou se muestra grosero a la hora de conjugar una mixtura de comedieta satírica y vodevilesca gala, con algunos elementos tomados de prestado del cine americano tradicional, con lo cual el invento se va al garete.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.