La excepción a la regla (2016)

Hollywood, 1958. Marla Mabrey se muda a Los Ángeles para trabajar como actriz para Howard Hughes. Allí conoce al chófer de su jefe, el joven Frank Forbes. Ambos se sentirán atraídos el uno por el otro, pero tendrán que ocultar su relación ya que Hughes prohíbe a sus empleados intimar con sus actrices.

La excepción a la regla (2016)

En 1958, Marla Mabrey (Lily Collins) es una joven que viaja hasta Hollywood para trabajar como actriz para el mismísimo Howard Hughes (Warren Beatty). En su llegada al aeropuerto conoce a Frank Forbes (Alden Ehrenreich), el chófer del magnate, un ferviente metodista que está a punto de casarse con su amor del instituto. Entre ellos surgirá una poderosa atracción que pondrá a prueba no sólo sus creencias religiosas, también la inquebrantable norma de Hugues: sus empleados tienen terminantemente prohibido relacionarse con las actrices que trabajan para él.

Valoración: 5,782.

TRÁILER DE LA PELÍCULA

FICHA

Título Original: Rules Don’t Apply.
Director: Warren Beatty.
Guionista: Warren Beatty.
Reparto: Annette Bening, Ed Harris, Warren Beatty, Lily Collins, Paul Sorvino, Matthew Broderick, Alec Baldwin, Alden Ehrenreich, Taissa Farmiga, Candice Bergen.
Productores: Warren Beatty, Steve Bing, Ron Burkle, Molly Conners, Frank Giustra, Sarah E. Johnson, William D. Johnson, Jonathan McCoy, Arnon Milchan, Brett Ratner, Terry Semel, Jeffrey Soros, Christopher Woodrow.
Música:
Fotografía: Caleb Deschanel.
Montaje: Robin Gonsalves, Leslie Jones, Brian Scofield, Billy Weber.
País Participante: Estados Unidos.
Año de Producción: 2016.
Duración: 127 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 7 años.
Género: Comedia, Drama, Romántica.
Estreno (España): 28 de abril de 2017.
DVD (Venta):
Distribuidora (España): 20th Century FOX España.
Espectadores (España): 12.024.
Recaudación (España): 69.585,87 €.

La excepción a la regla (2016)

CRÍTICA

30-04-2017 – JOSU EGUREN

Romance prohibido

Si alguien tuvo la sensación de que con “El aviador” (Martin Scorsese, 2004) se agotaba el recorrido cinematográfico de Howard Hughes, se equivocaba. A decir verdad, un personaje tan fascinante, especialmente si se le compara con los grandes ‘visionarios’ de nuestra época (léase Mark Zuckerberg o Elon Musk), no ha recibido la atención que merece como autor de una vida repleta de excesos, obsesiones y empresas extraordinarias. Que Warren Beatty haya decidido recuperarlo a modo de sombra alargada que se proyecta sobre un romance prohibido entre un joven chófer al servicio del multimillonario y una ingenua aspirante a estrella es un pasaporte a los coletazos de la edad dorada de Hollywood, un tiempo en el que el protagonista de “Bugsy” (1991) llegó a Hollywood para labrarse una carrera que despegó con su papel de seductor a las órdenes de Elia Kazan (“Esplendor en la hierba”, 1961).

En esta mirada al pasado hay un punto de nostalgia amarga inevitable, la de un hombre que a sus 80 años ha perdido el ritmo del presente pero que al mismo tiempo se resiste a abandonar los focos bajo los que nunca ha alcanzado el estatus de leyenda. El que sí apunta buenos modos es Alden Ehrenreich (el futuro Han Solo), muy cómodo en un papel complementario al que interpretó bajo la supervisión de los hermanos Coen con motivo de “Ave César” (2016), y media naranja (la otra es Lily Collins) de un romance de fuertes altibajos balanceado por ritmos tragicómicos y notas biográficas que nunca llega a cuajar en una película con una identidad concreta.

Como le ocurrió a Scorsese, Beatty no es capaz de penetrar la coraza excesiva de un personaje que maneja los hilos desde la sombra, aunque en el trayecto se rodea de rostros que sugieren ese espejismo del cine clásico en el que se empeña la fotografía de Caleb Deschanel.

Deja un comentario