Dos hermanos (2010)

Marcos y Susana, dos hermanos que rondan los sesenta, viven en un continuo y cómico enfrentamiento. Sus vidas y sus temperamentos son completamente distintos, pero se ven obligados a afianzar su relación tras la muerte de su madre. Comenzarán así un nuevo periodo de su vida en el que no sabrán estar juntos ni separados.

Anuncios

Tras la muerte de su madre, Marcos (Antonio Gasalla) y Susana (Graciela Borges) se ven obligados a afianzar su relación como hermanos. Él es un orfebre culto y sensible; ella, una mujer demasiado decidida. Saben que tienen personalidades totalmente opuestas y, a pesar de rondar ya los sesenta años, les encanta enfrentarse y discutir como si aún fueran niños. Cuando Susana convence a su hermano de que lo mejor es comprar una casa en un pueblecito uruguayo, los dos van a iniciar una nueva vida marcada por el ‘ni contigo ni sin ti’.

Valoración: 5,249.

Dos hermanos (2010)

FICHA

Título Original: Dos hermanos.
Director: Daniel Burman.
Guionistas: Daniel Burman, Diego Dubcovsky.
Reparto: Antonio Gasalla, Graciela Borges, Elena Lucena, Osmar Núñez, Rita Cortese, Gustavo Jalife.
Productores: Daniel Burman, Diego Dubcovsky.
Música: Nico Cota.
Fotografía: Hugo Colace.
Montaje: Pablo Barbieri Carrera.
País Participante: Argentina.
Año de Producción: 2010.
Duración: 105 minutos.
Calificación por Edades: Apta para todos los públicos.
Género: Comedia, Drama.
Estreno (España): 18 de junio de 2010.
DVD (Venta): 24 de noviembre de 2010.
Distribuidora (España): Alta Films.
Espectadores (España): 26.858.
Recaudación (España): 154.444,94 €.
Popularidad: 41 / 41.

Dos hermanos (2010)

COMENTARIO

Marcos (Antonio Gasalla) y Susana (Graciela Borges), dos hermanos que rondan los sesenta, viven en un continuo y cómico enfrentamiento. Sus vidas y sus temperamentos son completamente distintos, pero se ven obligados a afianzar su relación tras la muerte de su madre. Un nuevo capítulo, este un tanto desangelado, en la saga costumbrista firmada por el argentino Daniel Burman (“El abrazo partido”, “Derecho de familia”), que aquí adapta la novela ‘Villa Laura’ de Diego Dubcovsky. El filme arrasó en la taquilla argentina. (Anuario Fotogramas 2011: Manuel Yáñez Murillo).

Dos hermanos (2010)

CRÍTICA

20-06-2010 – JOSU EGUREN

Huérfanos y acomplejados

Dos nobles de la escena platense, Graciela Borges y Antonio Gasalla, se ponen a las órdenes de Daniel Burman para adaptar la novela ‘Villa Laura’, del productor de cámara del director de “El abrazo partido” (2004). La tragicomedia de Burman, ‘roman à clef’ de un millar de parejas anónimas de la clase media argentina capitalizada por sus intérpretes principales, se aloja en tierra de nadie. Ni es una radiografía potente de la familia mal avenida, obligada a compartir gastos, ni se atreve a traicionar el texto guía de Diego Dubcovsky para abrazar la comedia.

La cámara de Burman, discreta, se limita a listar una serie de encuentros y desencuentros entre dos hermanos, huérfanos, ancianos y acomplejados, aunque el caso de manual de Edipo se expresa con nitidez cuando el guión le propone interpretar un rol secundario en la tragedia de Sófocles. La Electra de Burman sigue siendo una niña, mimada y envejecida, que vive completamente ajena a una realidad que le ha dado la espalda, y su hermano mayor, el saco que encaja todos los golpes de sus proyectos frustrados. Burman propone el reencuentro, previo exorcismo en ‘off’ de sus traumas vitales, pero subraya al pie de cada palabra no dicha con una vehemencia que le permite ahuyentar los fantasmas del monólogo en primer plano.

La caracterización de Gasalla, correcto en su papel de homosexual reprimido por respeto a su madre, abusa de matices que rozan el tópico, pero mantiene el tipo si lo comparamos con la versión menor de ‘Baby Jane’ Hudson a la que tiene que dar vida Graciela Borges. Lástima que la indecisión del director argentino, que cuenta con un material de partida jugoso para escenificar una comedia de doble filo, se vaya escorando hacia el estribor del drama intimista hasta hundirse del todo en un acto final, no por fugaz menos previsible, con el que se esfuman las posibilidades de asistir a una reedición del clásico de Robert Aldrich en clave cómica.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.