Dancer (2016)

Dancer (2016)

Posted by

Con una fuerza y aplomo inusitada para un joven de 22 años, Sergei Polunin rompió el techo de la danza al convertirse en el primer bailarín más joven de la historia del Royal Ballet de Londres. En la cúspide de su carrera, pero también al borde de la autodestrucción, Sergei decidió abandonar en el momento que su talento se tornó en una pesada carga. En este documental se analiza la figura del hombre que consiguió, con su carisma, hacer viral algo tan aparentemente elitista como la danza clásica.

Valoración: 6,660.

Dancer (2016)

FICHA

Título Original: Dancer.
Director: Steven Cantor.
Guionista: Steven Cantor.
Reparto: Documental.
Productor: Gabrielle Tana.
Musica: Ilan Eshkeri.
Fotografía: Mark Wolf.
Montaje: Federico Rosenzvit.
Países Participantes: Reino Unido, Estados Unidos, Rusia, Ucrania.
Año de Producción: 2016.
Duración: 85 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 7 años.
Género: Documental, Biográfica, Musical.
Estreno (España): 19 de mayo de 2017.
DVD (Venta): 19 de septiembre de 2017.
Distribuidora (España): Karma Films.
Espectadores (España): 6.563.
Recaudación (España): 42.009,15 €.

Dancer (2016)

CRÍTICA

23-05-2017 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

Bailar en la oscuridad

No hace falta ser un admirador de la danza clásica, de ballets como ‘Giselle’ o ‘El lago de los cisnes’ para gozar con este recomendable documental, protagonizado por el enigmático bailarín ucraniano Sergei Polunin, triunfador a una edad muy temprana. Una especie de niño-prodigio, digno sucesor del genial bailarín ruso Rudolf Nureyev, al que los problemas familiares, una vida desordenada, la engañosa fama y los delirios de grandeza acabaron jugándole una mala pasada. Un artista de cuerpo entero, cuya biografía termina con tan sólo 27 años.

“Dancer” se centra en el descenso a los infiernos de este jovencísimo talento, al que vemos desde su más tierna infancia, hasta su vida en Kiev junto a su madre, su llegada a Londres y su ingreso en el prestigioso Royal Ballet, convirtiéndose con 19 primaveras en el primer bailarín más joven del instituto. Los tatuajes que luce tienen asimismo mucho que decir sobre su rebeldía, su personalidad autodestructiva, sus demonios interiores, su devastadora pasión amorosa por la bailarina Natasha y el consumo de drogas, hasta el punto de conducirle al borde del abismo, hoy en día felizmente superado.

Dicen que el primer impulso artístico del hombre debió ser la danza, que en su primera percepción de la belleza del mundo sintió el hombre agitarse dentro de sí todo el misterio de la vida. De manera que esa vida que bulle en las entrañas de los seres humanos exige convertirse en arte. Tras su doloroso calvario, este fantástico bailarín sigue creando insuperables coreografías, ya en paz consigo mismo, seguro de que el que no lleva la belleza dentro de su alma no la encontrará en ninguna parte. En fin, soy poca cosa en un mundo tan grande; pero, desde luego, Sergei Polunin es de los míos, pertenece a esa raza de valientes, de artistas convencidos de que sólo vale la pena lo que se consigue con sacrificio.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.