Colonia (2015)

Una joven pareja se ve envuelta en el golpe de Estado de Chile en 1973. Él es secuestrado por la policía secreta de Pinochet, y ella le seguirá la pista hasta una zona del sur del país llamada Colonia Dignidad, que aparenta ser una misión de caridad regida por un sacerdote.

Lena (Emma Watson) y Daniel (Daniel Brühl) son una joven pareja que se ve envuelta en el golpe militar de Chile de 1973. Daniel es capturado por la policía secreta de Pinochet, obligándoles a separarse. Para encontrarlo, Lena sigue su pista hasta una remota área situada al sur del país, llamada Colonia Dignidad. Este lugar, presentado al público como una misión de caridad, es en realidad una cárcel inexpugnable de la que nadie ha logrado escapar. Aun así, Lena se unirá a este extraño culto con tal de recuperar a su marido.

Valoración: 6,038.

Colonia (2015)

FICHA

Título Original: Colonia.
Director: Florian Gallenberger.
Guionistas: Florian Gallenberger, Torsten Wenzel.
Reparto: Emma Watson, Michael Nyqvist, Daniel Brühl, Vicky Krieps, Julian Ovenden, Richenda Carey, August Zirner, Jeanne Werner, Martin Wuttke.
Productores: Benjamin Herrmann, Nicolas Steil.
Música: André Dziezuk, Fernando Velázquez.
Fotografía: Kolja Brandt.
Montaje: Hansjörg Weißbrich.
Países Participantes: Alemania, Francia, Luxemburgo.
Año de Producción: 2015.
Duración: 110 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 16 años.
Género: Suspense, Drama, Romántica.
Estreno (España): 20 de enero de 2017.
DVD (Venta): 17 de mayo de 2017.
Distribuidora (España): Flins y Piniculas.
Espectadores (España): 4.285.
Recaudación (España): 25.468,37 €.

Colonia (2015)

COMENTARIO

Daniel (Daniel Brühl) es un fotógrafo alemán, simpatizante del gobierno de Salvador Allende, que reside en Chile junto a su novia Lena (Emma Watson), una azafata recién llegada al país. El día del Golpe Militar de Augusto Pinochet, el joven es detenido y secuestrado por la policía secreta. Mientras, Lena le seguirá la pista hasta la Colonia Dignidad, que aparenta ser una misión de caridad, pero que se trata en realidad de un centro de detención y tortura. (Anuario Fotogramas 2018: Manu Yáñez).

Colonia (2015)

CRÍTICA

21-01-2017 – JOSU EGUREN

Autofoto

En los últimos días se ha hecho viral un proyecto de un cómico y escritor israelí que recontextualiza varios selfies colgados por autores anónimos en redes sociales como Tinder, Grindr, Facebook e Instagram. Aparentemente se trata de fotografías inofensivas rebosantes de la tópica carga de egotismo y frivolidad, pero al pasar el puntero sobre ellas descubrimos que han sido tomadas en el monumento del holocausto en Berlín, y que bajo cada uno de esos frames adornados con hashtags y caritas felices se amontonan los cadáveres de miles de judíos asesinados en los campos de exterminio de Sobibor, Treblinka o Auschwitz-Birkenau. Lo que denuncia ‘Yolocaust’ no es un caso aislado, y tampoco es achacable a la indolencia de la generación millennial, pero pone en evidencia de qué manera digieren las sociedades el horror sin llegar a asimilarlo por completo.

Otro ejemplo es el que describe Florian Gallenberger en su reconstrucción dramática de Colonia Dignidad, la sede de la impermeable secta ultracatólica dirigida por Paul Schäfer que, en connivencia con la dictadura pinochetista, prolongó durante casi cuarenta años un régimen autocrático en el que se hicieron frecuentes el maltrato y la pederastia.

Infiltrándose en los dominios del líder sectario, tras un modesto primer acto en el que la cámara pone el acento en el derrocamiento sangriento de Salvador Allende, Gallenberger aplica una mirada cuasi costumbrista a la rutina de un microestado paralelo que sirvió de centro de interrogatorios, tortura y ejecución para cientos de represaliados tras el golpe de Estado de 1973.

En un tono melodramático, con trazas de ‘thriller’ y brotes románticos, empastado por la banda sonora de Fernando Velázquez, Gallenberger se propone alumbrar el horror con la actitud ensimismada del modelo de una autofoto, más preocupado por la pose que por enfocar la historia con rigor y profundidad.

Deja un comentario