Clash (2016)

Posted by

El Cairo, 2013. Se cumplen dos años de la revolución egipcia y se consume la destitución de Morsi como jefe de gobierno. Inmediatamente después de conocerse la noticia, decenas de manifestantes de convicciones políticas y religiosas radicalmente enfrentadas salen a la calle, provocando violentos disturbios. Muchos de ellos son detenidos e introducidos en furgones policiales sin distinción ideológica. En un espacio tan reducido, deberán ser capaces de superar sus diferencias para salir ilesos.

Valoración: 7,117.


Clash (2016)

FICHA

Título Original: Eshtebak.
Director: Mohamed Diab.
Guionistas: Khaled Diab, Mohamed Diab.
Reparto: Nelly Karim, Hani Adel, Tarek Abdel Aziz, El Sebaii Mohamed, Ahmed Malek, Ahmed Abdelhamid Hefny, Ahmed Dash, Hosny Sheta.
Productores: Rémi Burah, Mohamed Hefzy, Eric Lagesse, Moez Masoud, M.W. Zackie.
Música: Khaled Dagher.
Fotografía: Ahmed Gabr.
Montaje: Ahmed Hafez.
Países Participantes: Egipto, Francia.
Año de Producción: 2016.
Duración: 97 minutos.
Calificación por Edades: No recomendada para menores de 12 años.
Género: Drama, Suspense.
Estreno (España): 2 de junio de 2017.
DVD (Venta): 4 de octubre de 2017.
Distribuidora (España): Golem Distribución.
Espectadores (España): 5.962.
Recaudación (España): 33.000,40 €.
Popularidad: 35 / 52.

Clash (2016)

CRÍTICA

04-06-2017 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

La Primavera Árabe

Insólita película egipcia, centrada en el golpe de Estado perpetrado por los militares contra los Hermanos Musulmanes y el islamista Mohamed Morsi (un ingeniero educado en Estados Unidos), presidente de Egipto durante un muy breve período de tiempo. La película se centra en la represión policial, visualizada en el interior de un furgón blindado, donde se amontonan ciudadanos de toda condición. Sus enfrentamientos y las brutalidades que sufren, donde las actitudes democráticas llevan siempre las de perder, cuentan mucho en el desarrollo de la película, realizada con garra por el director Mohamed Diab, autor en 2010 de “El Cairo 678”.

Así pues, lo que se dio en llamar la Primavera Árabe (las revolucionarias protestas que tuvieron lugar en buena parte del mundo árabe entre 2010 y 2012) es el marco donde se inscribe la historia, escenificada con estética semidocumental por su máximo responsable, conforme el espectador asiste, desde el claustrofóbico punto de vista de dicho furgón, a una escalada de la tensión, del caos, de las luchas entre diversos contendientes, marcadas a sangre y fuego por arraigadas conviccione religiosas y políticas, en las que también participan cristianos y judíos.

Una desasosegante sensación de incertidumbre, temor y repulsa se desprende de este impactante choque de imágenes, cuyo denominador común el la violencia. Y, sin definirse políticamente en ningún sentido, utilizando de forma hábil un estilo nervioso, la película de Diab deja entrever que la variedad y no la uniformidad, el cambiar y no el inmovilismo son cosas buenas. Creencias que emergen con la tolerancia, que se adscriben al contexto cultural del pluralismo, hijo precisamente de esa tolerancia. Así pues, el mundo árabe debe respetar el sano criterio de reciprocidad: al ser tolerante con los demás esperamos, a nuestra vez, ser tolerados por ellos.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.