Me casé con un boludo (2016)

Fabián Brando, el actor más famoso de Argentina, quiere que, para su nueva película, se contrate a una actriz desconocida. La elegida es Florencia Córmik, con la que comenzarán una historia de amor. Después de casarse, ella descubre que su marido es un idiota irrecuperable.

Anuncios

Florencia Córmik (Valeria Bertuccelli) es una actriz prácticamente desconocida que consigue un papel en la próxima película de Fabián Brando (Adrián Suar), la gran estrella de su país. Durante el rodaje, surge entre ellos un apasionado romance que, en tiempo récord, termina en matrimonio. Pero una vez pase la boda, Florencia se dará cuenta de que se ha enamorado de un personaje, y que su marido es en realidad un auténtico patán. Cuando Fabián descubra lo que opina su mujer, ideará un plan con la ayuda de su guionista de confianza.

Valoración: 5,500.

Me casé con un boludo (2016)

FICHA

Título Original: Me casé con un boludo.
Director: Juan Taratuto.
Guionista: Pablo Solarz.
Reparto: Valeria Bertuccelli, Adrián Suar, Gerardo Romano, María Alche, Norman Briski, Marina Bellati, Alan Sabbagh, Marcelo Subiotto, Analía Couceyro, Diego Benedetto.
Productores: Alejandro Cacetta, Juan Pablo Galli, Adrián Suar, Juan Vera.
Música: Dario Eskenazi.
Fotografía: Julián Apezteguia.
Montaje: Pablo Barbieri Carrera.
País Participante: Argentina.
Año de Producción: 2016.
Duración: 110 minutos.
Calificación por Edades: Apta para todos los públicos.
Género: Comedia, Romántica.
Estreno (España): 26 de mayo de 2017.
DVD (Venta): 24 de octubre de 2017.
Distribuidora (España): A Contracorriente Films.
Espectadores (España): 44.513.
Recaudación (España): 270.103,11 €.
Popularidad: 30 / 38.

Me casé con un boludo (2016)

CRÍTICA

26-05-2017 – JOSU EGUREN

Atrapado en el personaje

Digamos que ocurre en una de cada tres relaciones al borde del abismo, cuando la mitad débil de la pareja siente que le van a dar patada se esmera en interpretar un rol complaciente con todos los gustos y exigencias de la que ya es virtualmente su expareja, aunque tarde o temprano es más que probable que el engaño salte por los aires de una manera trágica. Las excepciones se cuentan con los dedos de una mano -con la complicidad de Cyrano de Bergerac, Christian de Neuvillette estiró la farsa hasta catorce años después de muerto- pero no son pocas las comedias románticas que han encontrado un nicho en este modus operandi para producir sainetes de ida y vuelta como el que nos ocupa.

Con los mismos ingredientes que le sirvieron para cocinar el éxito de “Un novio para mi mujer” (2008) -intérpretes principales, productores, género y guionista- el argentino Juan Taratuto construye una tramoya meta cinematográfica alrededor del flechazo entre una estrella verbosa y egomaniaca y una actriz sin talento y frágil de autoestima. El encuentro culmina en una boda apresurada pero la luna de miel deja en evidencia una incompatibilidad de caracteres que empieza y termina en la infinita boludez que adorna cada comentario de un hombre atrapado en un personaje del que trata de escapar con la ayuda de un guionista.

Hasta aquí llega la influencia de Edmond de Rostand sobre el texto de una película que hace un guiño inteligentísimo, por inesperado, al “Vértigo” de Alfred Hitchcock. Lo que resta son gags situacionales, una cucharada de humor absurdo y el empeño con el que Adrián Suar y Valeria Bertuccelli defienden unos diálogos en los que se lee una invitación permanente a un hipotético remake protagonizado por Daniel Auteuil y Virginie Efira.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.