Llueven vacas (2017)

Llueven vacas (2017)
Anuncios

Él es Fernando, el hombre, y ella es Margarita, la mujer. Esta relación, en los límites de lo tóxico, se rige por un único principio: él manda y ella obedece. De estos roles establecidos surge un juego de dominación que permite a Fernando proponer y modificar con total libertad la realidad a sabiendas de que su esposa aceptará cualquier cosa que se le ordene. Los días pasan, y Margarita va aceptando un papel inaceptable en este perverso juego que será llevado hasta sus últimas consecuencias.

Valoración: 4,868.

FICHA

Título original: Llueven vacas.
Director: Fran Arráez.
Guionistas: Fran Arráez, Carlos Be.
Reparto: Maribel Verdú, María Barranco, Gemma Charines, Víctor Clavijo, Secun de la Rosa, Laia Marull, Asier Etxeandia, Gloria Muñoz, Eduardo Noriega, Sergio Peris-Mencheta, Carmen Mayordomo.
Productor: Mónica Regueiro.
Música: Flavio Villani.
Fotografía: Maysun.
Montaje: Nerea Muguerza.
País participante: España.
Año de producción: 2017.
Duración: 75 minutos.
Calificación por edades: No recomendada para menores de 12 años.
Género: Drama.
Estreno (España): 8 de diciembre de 2017.
DVD (Venta): 11 de diciembre 2018.
Distribuidora (España): Begin Again.
Espectadores (España): 735.
Recaudación (España): 4.068,25 €.
Visitas: 0.
Popularidad: 2 / 15.

COMENTARIO

Dirigida por el debutante Fran Arráez, Llueven vacas está basada en una obra teatral de Carlos Be ambientada en una única localización, el salón de la casa donde viven Fernando y Margarita, interpretados por seis actores a lo largo de distintos momentos de su vida, entre ellos, nombres como Maribel Verdú, Laia Marull o Eduardo Noriega. La cinta relata la degradación de la pareja, denunciando la normalización de la violencia de género. (Anuario Fotogramas 2018: Mariona Borrull).

CRÍTICA

11-12-2017 – ANTON MERIKAETXEBARRIA

Violencia machista

Primera película del director de Villanueva y Geltrú Fran Arráez, centrado con Llueven vacas en la violencia de género. Basada en una obra de Carlos Be, seis parejas de actores interpretan a un solo matrimonio formado por Margarita y Fernando, con la violencia de género a modo de detonante argumental. La imprescindible pregunta ¿por qué? es analizada en esta ocasión con toda la buena voluntad del mundo, en un conjunto que intenta meterse dentro del corazón de los personajes para comprenderlos, para entender la forma en que la violencia machista es el único lenguaje al alcance del manipulador protagonista masculino.

Pero, comprender no es contemporizar con el agresor, sino poner las cartas boca arriba, a partir de las diferentes perspectivas que ofrecen los distintos actores que intervienen en el filme. En cualquier caso, su máximo responsable no tiene ninguna duda sobre las causas de tan desaforada violencia, denunciada con todas las de la ley y sin componendas de ningún tipo. Su escenografía es muy modesta y concisa, despojada de todo abalorio o distracción ajena a lo narrado, con lo cual Llueven vacas provoca el efecto de un drama de rara descomposición, de una fatal rueda de maleficios.

Amenazas y agresiones que sacuden la existencia de Margarita, nunca a salvo de la brutalidad en su vida diaria. Porque estamos ante una oportuna película sobre las relaciones de pareja que, de repente, se resquebrajan, alcanzando aquí el extremo del desasosiego, el dolor y la perversión. Enmarcada en el reconocible universo de lo cotidiano, esta rasposa historia de nuestros días deja traslucir en todo momento algo peligroso, cruel y terrible, insanos y oscuros deseos, mortificaciones sin sosiego, vidas al límite de la crueldad humana. Si bien desde un punto de vista estrictamente cinematográfico, la película del realizador Fran Arráez es muy discreta.